cuidados

Cirugía cardiovascular

¿Qué tanto dependeré de otros después de mi cirugía cardiovascular?

remi-walle-86579-unsplash

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes que requieren una cirugía cardiovascular es la dependencia a otras personas que pueden llegar a tener una vez terminado el proceso.

Si bien es cierto que cada paciente es un universo, y que pueden existir casos donde sea necesario depender de otros después de la cirugía, la realidad es que la gran mayoría de los pacientes pueden retomar su vida un par de semanas después.

Si usted va a ser operado próximamente y le preocupa este tema, lo invitamos a seguir leyendo, aquí encontrará información valiosa que le permitirá comprender mejor todo el proceso.

Dependencia Física:

Este tipo de dependencia es, tal vez, la que más asusta a las personas, pues temen que después de una cirugía cardiovascular vayan a necesitar ayuda y asistencia de otras personas para, la realización de las actividades diarias y las necesidades biológicas.

Es claro, que su cuerpo pasará por diferentes etapas en la recuperación y que esto significa que le tomará un tiempo volver a como estaba antes, e incluso mejor. Por eso, los primeros días, cuando se encuentre hospitalizado será ayudado por familiares y enfermeras para la realización de actividades básicas.

Sin embargo, días después de su cirugía se le pedirá que comience a moverse ya que, se ha demostrado que a las personas que permanecen en reposo les toma más tiempo recuperarse.

Esto quiere decir, que en menos de 8 días el personal hospitalario lo estará incentivando para que comience a hacer actividades solo sin ayuda de terceros. Por supuesto, siempre estarán pendientes de usted para controlar cualquier eventualidad.

En este orden de ideas, es sensato pensar que una vez usted esté en su hogar, podrá realizar actividades sencillas, que no requieren de mucho esfuerzo, sin la necesidad de la ayuda de nadie.

Ahora, durante el primer mes usted deberá asistir regularmente a rehabilitación cardíaca y es ideal que asista con un acompañante. Recuerde que no podrá conducir, por lo menos las primeras 6 semanas, así que es conveniente que otra persona maneje para llevarlo a su cita.

También, es muy importante que no realice actividades que impliquen esfuerzo de los brazos y el pecho, por lo que será necesario depender de otras personas para mover

objetos pesados, abrir frascos con tapas selladas al vacío y alcanzar objetos altos, entre otros.

Esto quiere decir que, si todo sale acorde a lo programado por su médico, es muy probable que en un par de meses usted sea completamente independiente y se sienta tranquilo para hacer actividades más exigentes.

Meses después de la cirugía cardiovascular:

La decisión de una intervención cardiovascular siempre es tomada por el cirujano y su equipo para, proporcionarle a usted una mejor calidad de vida. Esto significa, que si usted realiza cambios importantes en sus hábitos y se toma el tiempo adecuado para permitirle a su cuerpo recuperarse, lo más probable es que muy pronto usted empiece a ver los cambios.

Recuerde que su cuerpo podría estar acostumbrado al malestar y por lo tanto no ser consciente de sus padecimientos. Por eso, es muy probable que después de la cirugía usted se sienta incluso mejor que antes. Como quien cree que sin gafas ve muy bien y en el primer momento que se las pone reconoce que no podía ver nada.

Dependencia propia de la edad:

Es importante aclarar que algunos pacientes de edad avanzada, pueden llegar a presentar mayor dependencia, relacionada a sus propias condiciones.

Es probable que adultos mayores, sean más propensos a olvidar tomar sus medicamentos, a no recordar el día y la hora de sus seguimientos médicos, y a requerir mayor asistencia para las actividades física.

Sin embargo, esta dependencia es propia de la edad y el impacto de la cirugía en un cuerpo de edad avanzada.

En conclusión, el riesgo de ser dependiente después de una cirugía cardiovascular es muy reducido y generalmente, este pequeño porcentaje está vinculado a personas con edades muy avanzadas.

Esperamos haber resuelto sus dudas y reducir la ansiedad respecto a este tema.

Photo by Rémi Walle on Unsplash

Cirugía cardiovascular

Las cirugías coronarias y sus factores de riesgo

hearth-1674896_1280 (1)

Las cirugías coronarias representan un índice alto de procedimientos quirúrgicos en los hospitales. Por eso, durante los últimos 40 años la comunidad científica y los cirujanos cardiovasculares han realizado diferentes investigaciones y avances médicos que permiten reducir los riesgos de este tipo de intervenciones.

Los dos avances, en cirugías, más destacados son la circulación extracorpórea (CEC) y la implementación de injertos dobles de la arteria mamaria interna que sin lugar a dudas han sido fundamentales para mejorar las expectativas de éxito.

Hoy en día, a pesar de que los pacientes son mayores y presentan condiciones más complejas que las que se podían encontrar en décadas anteriores debidas a la edad, la cirugía coronaria continúa reduciendo sus riesgos y la mortandad ha disminuido a corto y mediano plazo.

 

Sin embargo, este tema de las tasas de mortandad debe tratarse con suma delicadeza, pues, aunque a lo largo de los años se han realizado diferentes estudios para medir el nivel de mortalidad, lo cierto es que muchos de ellos se han basado en el número de pacientes que han muerto, pero en realidad no han ofrecido un análisis más profundo de las condiciones geográficas y estados particulares de salud de las personas involucradas.

 

Es importante hacer énfasis en estos aspectos, para que el lector comprenda que existen una serie de variables, muchas veces imposibles de medir, que alteran la interpretación de las cifras que se pueden hallar en las principales fuentes de información que existen en Internet.

 

Nuestra primera recomendación es preguntarle al cirujano cardiovascular, sobre sus condiciones particulares y los niveles de riesgo que presentará una intervención para usted. Gracias a su historia clínica en la que se analiza edad, peso, hábitos y enfermedades previas, entre otros, este profesional será la persona más indicada para informarle cuáles son los riesgos de la operación.

 

A continuación, enunciaremos algunos de los factores que aumentan los riesgos a la hora de realizar una cirugía coronaria.

 

Cirugías coronarias en mayores de 65 años:

 

La edad es uno de los factores más importantes a la hora de analizar el riesgo quirúrgico, pues es probable que el cuerpo de los adultos mayores ya tenga presente deficiencias en otras áreas y que esto dificulte la recuperación del organismo después de la cirugía.

 

Sin embargo, el número no es lo único importante, un paciente mayor con un estilo de vida saludable tendrá menos riesgos que una persona joven que ha descuidado su organismo.

 

Cirugías coronarias en fumadores:

 

Cada vez que alguien consume un cigarrillo aumenta la frecuencia cardíaca y las principales arterías se contraen.

 

Además, otras sustancias presentes en los tabacos hacen que se acumule grasa en las arterias y cuando esto llega a niveles insostenibles la sangre no puede llegar al corazón y se produce un infarto.

 

Cirugías coronarias en hipertensos:

 

Cuando un paciente es hipertenso, sus arterias reciben una presión más alta de lo normal, lo que hace que estas se vuelvan cada vez más gruesas. Sin un tratamiento médico y cuidados básicos como actividad física moderada y alimentación saludable, esto puede desencadenar complicaciones graves como infarto al miocardio, hemorragia o trombosis cerebral.

 

Por esto, las personas que padecen de esta enfermedad deben tener controles médicos para prevenir eventos agudos como los antes descritos.

 

Cirugías coronarias en obesos:

 

La obesidad se caracteriza por un exceso de tejido adiposo en el cuerpo. Esta acumulación de grasa hace que el metabolismo sea más lento y se convierte en un agravante de otras condiciones médicas como la hipertensión y las complicaciones cardiovasculares.

 

Por eso, es muy importante que las personas con obesidad que además presentan enfermedades cardiovasculares empiecen por bajar de peso en compañía de profesionales en esta área de la salud y con esto, reducir sus riesgos.

 

Cirugías coronarias en diabéticos:

 

La acumulación de glucosa en la sangre, ocasionada por la imposibilidad del páncreas de producir insulina, daña progresivamente los vasos sanguíneos, las venas y las arterias y por este motivo padecer esta enfermedad aumenta el riesgo durante una cirugía cardiovascular.

 

A pesar de presentar alguno de los factores de riesgo antes mencionados es importante reconocer que hoy en día el índice de mortandad de las cirugías coronarias es muy bajo y que, como se mencionaba al inicio, la medicina continúa realizando grandes avances que de la mano de excelentes cirujanos cardiovasculares mejoran la calidad de vida las personas.